sábado, 2 de febrero de 2019

Gente mala.

Bon día wuapu. Ayer en el bar me di cuenta de que nuestra amiga mencionó unas cuantas veces que tu peor error sería volver con tu ex. De ahí deduzco que ella piensa que alguien puede hacer que tu vida sea mejor o peor. Alguien puede por méritos propios perturbar tu paz y de ese planteamiento deduzco dos cosas más, una que hay gente "mejor" que otra (aunque sólo sea para un individuo determinado) y que por ende Dios después de crearte te dejo en un mundo conflictivo. De esto reducimos que Dios es injusto. Y porque no, un cabron.
Como ves, esto es imposible. No tengo ningún interés en que estés o no con tu ex, pero si mi meta es tu felicidad, tampoco puedo prever el futuro, ni siquiera intentar hacerlo, se como hacerte feliz, tal como se como serlo yo, pero eso no tiene absolutamente nada que ver con lo que aquí (el mundo que tu llamas real) pase. Pues esto sólo son imágenes sobre las que crees reaccionar, pero este ya es otro tema que se que aprenderás en breve.

domingo, 20 de enero de 2019

Aquí y ahora

Aquí y ahora como forma de vida.
El curso dice que el cuerpo sana. El curso dice que un cuerpo enfermo es el resultado de una mente separada y que en el mismo instante en que una mente reconoce la unicidad ese cuerpo sana irremediablemente. Entonces, creer en el aquí y ahora para aceptar un cuerpo enfermo, es como tener pasta y agua para hacer espaguetis... es un buen comienzo pero falta el fuego. Aquí y ahora es pasta y agua y reconocer que el cuerpo no es real (ni el cuerpo ni nada que se aprecie con los sentidos), que al cielo no se va sólo y que soy uno con mi hermano es el fuego. A veces la mejor trampa del ego, es sentir que si estamos bien hacemos lo correcto. Puedes pensar: que cada uno experimente lo que decida experimentar... pero no hay cada uno. Yo soy tu. No creo saber nada, esto es como un ensayo, un prueba y error. Si creo ir más o menos bien encaminado y por eso comparto de fragmento a fragmento que somos de una misma mente.

domingo, 13 de enero de 2019

Ego & Espíritu Santo.

Mi hijo dice que le duele la espalda. Y mi respuesta inmediata conforme a la lógica habitual es que ayer estuvo haciendo el mono en el gimnasio mientras nosotros veíamos una competición de crossfit, luego se puso ha hacer piruetas con un amigo que sabía bailar break dance y claro, todo esto así en frío pues desencadena que hoy tengas dolor de espalda. Entonces para sanar este dolor, habrá que dejar pasar el tiempo y/o tomar algo para aliviar un poco.. Justo después de este razonamiento que surge en un segundo viene otro. Este dice que el niño no es un cuerpo, es una mente que inventó un cuerpo en el momento en el que se le olvidó reírse de un pensamiento en concreto. Si no es cuerpo, el dolor que siente tiene que ser mental. Y si es mental sólo con un pensamiento ese dolor desaparecerá. El pensamiento es sencillo: si reconozco esto ya no hay espalda que pueda doler. Aquí el tiempo no influye en un cuerpo que no tiene ningún propósito.

¿Me he vuelto loco? Quizá lo piensen pero yo se que no.

¿Me importa? No.

¿De dónde saco este razonamiento? De muchos sitios, enseñanzas milenarias, libros muy antiguos y otros modernos, este conocimiento ha existido siempre.

¿Que ventajas tiene creer en esto? Bueno, la creencia popular dice que soy un cuerpo y que voy a morir. Que mucha culpa de las cosas que me pasan es de las personas que me rodean y que a veces el odio esta justificado. Estas enseñanzas me dicen que lo que soy es inmortal porque no soy un cuerpo. Que las personas que me rodean no son culpables de nada y que el odio no existe. Visto así las ventajas se me hacen evidentes. Juzgar estas palabras sólo por leerlas desde el punto de vista, vamos a llamarlo "del ego", no te hará entenderlas, pero algo dentro de ti te dice que sería precioso que así fuese... ese algo es tan real como tu y si lo sigues escuchando te llevará a la felicidad más absoluta.

viernes, 28 de diciembre de 2018

¿Dónde quieres estar?

Tu pensamiento, debería llevarte allí donde quieres estar, así como alguien que quiere ser oro en los juegos Olímpicos debería tener pensamientos acordes a esa meta.

Esto parece obvio y sencillo pero a veces ni lo vemos con tanta obviedad, ni nos lo ponemos tan fácil.

Por ejemplo. Alguien que quiere ser feliz, pero se empeña en estudiar y debatir sobre el cambio de mentalidad del hombre a lo largo de la historia, pensando que siendo un erudito llegará a la sabiduría para ser felíz. Pero no cae en la cuenta de que esto le llevará a estar en constante conflicto, pues un debate no deja de ser un conflicto.

Donde quieras estar.

A veces las palabras parecen tener un significado... A veces otro... interpretamos según nos parece en el momento y al final no hallamos más significado que el que creemos nos conviene.... ¿como encontrar la paz entonces? La paz no se defiende, por lo tanto no necesita concluir nada. La dicha llega con el amor. Y amor es lo que somos, por lo tanto, no necesitamos encontrarlo, pero si recordar que somos. Al final tu elección te llevará allá donde quieres estar.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

La fuente

Si crees en la proyeccion, tal y como postulan creencias del tipo 《El Secreto》 que decreta que creas la realidad a partir de tus pensamientos. Deberías llegar a la conclusión de que esto no es real, pues si algo se puede crear aqui con el pensamiento, todo "lo de aquí" debe haber sido creado de esa misma manera. Entonces siendo así ¿porque crees que puedes crear tu realidad, pero en cambio das realidad ha hechos pasados? ¿porque eso que se supone que paso tiene tanta importancia para ti, si fue creado a través del pensamiento y no tiene más realidad que esa? A veces escucho que utilizamos la historia (O relatos de cosas pasadas) para condenar acciones o a personas, pero si ya pasó ¿que sentido tiene eso? ¿No sería más rentable para mi ver a Hitler como una buena persona que a Jesús de Nazaret como a un estafador? ¿Porque nos enfrascamos en leer historia para descubrir una verdad que fue creada desde un pensamiento y de tal modo no tiene más realidad que esa? Si la mente piensa y de ahí se genera la realidad, esa mente debe ser eterna, pues no tiene sentido que un cocido haga aparecer la oya que lo contiene... si somos eternos y la realidad que aquí vemos es parte del pensamiento de una mente eterna, entonces la muerte no tiene sentido y por ende, está vida tampoco tiene el sentido que creíamos tenía. Cuando utilizamos la mente para recordar, analizar, valorar, juzgar, lo único que hacemos es crear supuestas realidades para perpetuar este mundo de los sentidos. Pero ¿Que hay de esa mente eterna? ¿y si buscasemos su procedencia? Su naturaleza... Llegaríamos al amor. De ahí parte todo. De ahí que todo aquel que alimenta su pensamiento con pensamientos positivos y rechaza la maldad, el odio, la tristeza y pensamientos similares, inevitablemente experimenta una vida más amorosa. Pues vuelve a la fuente.

domingo, 23 de diciembre de 2018

Tu cuerpo y tu. Tu identidad y tú.

Muchas veces percibo y yo mismo experimento confusión a la hora de pasar de creer ser un cuerpo a reconocer que no lo somos. En varias ocasiones, estudiantes de un curso de milagros, entre los que me incluyo, nos hemos preguntado: ¿Si soy consciente de que esto no es real y no quiero esto, no creo en esto y no lo necesito... porque estoy todavía aquí?

Bueno... el espíritu Santo podría hacerse la misma pregunta y sabemos porque está aqui... así que podemos tomar esa misma respuesta como válida para nosotros mismos.

Cuando eres consciente de que esto no es real y percibes el cielo en el mundo, a parte de que entonces ya no tienes prisa por ir a ningún sitio pues estas en paz, tienes un puñado de hermanos aquí a los que puedes acercar a ese cielo, pues ahora tu como el espíritu Santo, conocéis el mundo del ego, sabéis como suele trabajar y también sabéis utilizar todo eso en favor de Dios.

Por lo tanto el camino no es ir a ningún sitio, ni despertar para aparecer en otro sitio. Estas justo en el mejor sitio donde puedes estar para despertar a reconocer el ser que eres.

Celébralo.